La importancia de la densitometría ósea en la mujer

Compartir:
Comparte con tus amigos










Enviar

El cuidado de la mujer con el paso del tiempo se vuelve importante para la
prevención y detección temprana de enfermedades. Uno de los exámenes
significativo es la densitometría ósea, ya que permite la detección de la
osteoporosis.
La osteoporosis es una pérdida progresiva y silenciosa de la masa osea cuya etiología (origen) es multifactorial. Probablemente es la prevención la mejor arma que tenemos los médicos para manejarla, explica la doctora Devora Arosemena, médico con especialidad en Nutrición, asesora del servicio de Densitometría Osea del Hospital Paitilla.


Existen algunos factores dominantes que aumentan el riesgo de padecer o están relacionados con la Osteoporosis como:


La edad: entre más aumenta mayor es el riesgo, por el desgaste y pérdida de minerales, calcio especialmente.
Sexo: Esta enfermedad es más frecuente la Osteoporosis en las mujeres por 2 razones básicas: el pico de masa Ósea es menor en la mujer que en el hombre y con la menopausia hay una perdida acelerada de masa Ósea.
No olvidar que en el hombre también puede haber pérdida de masa osea asociada a enfermedades y medicamentos.
Raza: tiene un mayor riesgo en las personas caucásicas.
Alimentación: el calcio durante la niñez y adolescencia. El consumo excesivo del café, bebidas carbonatadas y alcohólicas.
Dietas aberrantes e Enfermedades (Gástricas, Renales, Glándula tiroides y
paratiroides etc.)
Sedentarismo: Uno de los mayores factores que afecta a las personas inactivas es la osteoporosis, sin mencionar las múltiples enfermedades que se desarrollan gracias al sedentarismo.
Medicamentos: Uso de ciertos medicamentos (diuréticos, cortisona) +
Menopausia (por la falta del efecto protector de los estrógenos sobre los huesos).

¿Cuándo se debe realizar el examen?

El hueso es el órgano más grande del cuerpo humano cuyo desarrollo y
crecimiento empieza en el vientre materno, continúa durante la niñez y
adolescencia hasta llegar a su pico o máxima densidad ósea que es alrededor de los 35 años de edad, a partir de allí empieza una pérdida natural de masa ósea.
Por esta razón el examen de la densitometría osea debe realizarse por primera vez a los 35 años y en excepción de que el paciente tenga factores de riesgos en su historial clínico, el examen se realizaría a cualquier edad, explica la Dra. Arosemena.
Posterior a esta primera densitometría deben realizarse densitometrías al llegar la menopausia y luego cada año a menos que su médico indique lo contrario. Detectar en etapa temprana la perdida de hueso es realmente lo que busca el médico.


Diagnostico
Es el médico en su consultorio con una buena historia clínica capaz de detectar estos factores de riesgos y complementarlos con una batería de exámenes de laboratorios y con el examen de Densitometría Osea el cual permite cuantificar la masa osea y así realizar un diagnóstico adecuado.
En la actualidad la medicina cuenta con terapias muy efectivas que detienen la pérdida de masa osea y a veces logra recuperarla.
El paciente debe discutir con su médico sus dudas sobre las terapias existentes (hormonas femeninas, fosamax, bonviva, calcitonina, Prolea, Aclasta y el uso de suplementos de calcio y vitamina D) para así encontrar la más efectiva combinación de medicamentos. Recordemos que solo la Densitometría anual permitirá medir esa efectividad terapéutica y además ayuda a cuantificar la pérdida anual de masa osea.

Dra. Debora Arosemena, médico con especialidad en Nutrición Asesora del Servicio de
Densitometría Osea del Hospital Paitilla

Dra. Débora Arosemena
Nutrición
Compartir:
Comparte con tus amigos










Enviar

Leave a Reply

Your email address will not be published.